Aprender en red. De la interacción a la colaboración. Suárez, C y Gros, B (2013)

Aprender en red. De la interacción a la colaboración. Suárez, C y Gros, B (2013)

Suárez, C y Gros, B (2013) Aprender en red: de la interacción a la colaboración. Editorial UOC, Barcelona.

                                                                                                             
 
Aprender en red De la interacción a la colaboración. AUTOR:Cristóbal Suárez, Begoña Gros“Aprender en red. De la interacción a la colaboración.” Suárez, C y Gros, B. (2013).
 
Son algunos puntos de interés que se desarrollan en el contenido del libro:ENTORNO Y COMUNICACIÓN EN EL E-LEARNING
Reconfiguración del entorno: lugar-nodo
Unidad y condición social de aprendizaje en red
Evolución y retosAPRENDER Y ENSEÑAR EN COLABORACIÓN
¿Por qué aprender en colaboración?
¿Cómo aprender en colaboración?
El diseño de actividades colaborativas
Evolución y retos
 
 
 

Aprender en red. De la interacción a la colaboración.” Suárez, C y Gros, B. (2013).   Se trata en mi opinión como aprendiz en red del entorno de aprendizaje TIC, de un manual y a la vez compendio de buenas prácticas TIC.

Encontramos, por tanto, con esta lectura no sólo un trabajo colaborativo hecho con sincronía, por sendos docentes: Suárez, C. y Gros, B. (2013), sino a su vez, y si me permiten que escriba la siguiente metáfora, un camino de vida en el aprendizaje TIC, no sólo enfocado a estudiantes y docentes, sino a su vez, también a instituciones u organizaciones.

Consiguiendo de este modo, hacer más plausible el hecho de comprender la enseñanza mediante el uso de las TIC no sólo como una competencia destacada en el ámbito educativo o reto futuro que nos centrara en el e-learning, no será solo su carácter de curso abierto, masivo o gratuito sino la creación de entornos y nodos nuevos de aprendizaje donde podamos aprender en primer lugar interactuando y posteriormente, colaborando

La interacción y transformación de los espacio-lugar en espacios-nodos de aprendizaje serán el punto de inicio según Suárez, C. (2013) de esta interacción global, consiguiendo no sólo así realidades hibridas obtenidas de tecnología convertida en contextos sino en concreto de humanizar esta innovación y transformarla en nuevos lugares, medios, y en definitiva “nodos de aprendizaje”.

A su vez el docente de la Universidad de Valencia, Suárez, C. (2013), también nos referencia a que observemos este punto de cambio necesario en los modelos de la e-pedagogía actual no sólo a este aumento de acceso de los recursos y tecnología existente sino también a un punto de vista sociológico que nos haría observar, como todo cambio acontecido hoy, en la pedagogía, e-learning, o cultura digital ya viene, por ejemplo, desde los incipientes años 1970 cuando Iván Illic, no sólo hablaba del ideal de “escuelas desescolarizadas”, sino de utopías en mi opinión para aquella época superadas por la educación e-learning de hoy en día, donde el aprendizaje se produce según Suárez, C. (2013) desde la zona de desarrollo próximo (ZDP), el cual el mismo Vygotsky ya es mentó y es la que permite crear vínculos cultura digital en el aprendizaje.

No obstante, en “Aprender en red. De la interacción a la colaboración”. Suárez, C y Gros, B (2013), encontramos claras referencias por parte del docente y coordinador TIC, Suárez, C. (2013) sobre la unidad y condición social del aprendizaje, así como “entender el aprendizaje en nuestros alumnos no como sólo elementos activos de aprendizaje, sino a su vez como actores que construyen el espacio virtual” (Gros, 2004).

La narrativa digital, el rol de los estudiante si profesores, el entorno mediático 2.0 que cambia y hace de internet un foro de creación e interacción de opiniones y flujos comunicativos permiten no sólo observar y diferenciar nuevos matices culturales sino a vez crear, indicarse y avanzar en la alfabetización digital, tan necesaria en las competencias educativas actuales hoy en día, tanto aquí como a nivel mundial. El e-learnig, m-learning, o en definitiva la e-pedagogía y la formación en línea nos permite este hecho creador.

Suárez, C (2013), nos escribe las pautas para pasar de ser aprendices independientes individuales en la educación y cultura digital a poder capaces de pensar y replantear los modelos pedagógicos existentes, es decir, nos enseña a aprender y como enseñar en la cultura digital, pasando por estadios, desde la compresión más elemental en la cultura en red hasta llegar, a las claves de un certero aprendizaje abierto. Posibilitando la creación de un lenguaje sobre e valor del entorno y la comunicación en red (e-pedagogía).

“El e-learning debe formar parte de la construcción consciente de la cultura digital”.

Por otro lado, Begoña Gros (2013), docente de la Universitat de Barcelona (UB) y de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC), nos marca las premisas para poder aprender y enseñar desde el punto de vista colaborativo, que aunque en primer lugar cooperativo este sólo tiene que ser un medio en las tomas de decisiones entre nuestros alumnos, y los docentes, es decir, la cooperación debe servir para hacer relevante la colaboración en el aprendizaje en red.

Pero ¿por qué aprender en colaboración? Necesitamos en el sistema educativo actual tanto a nivel local como global mejorar los sistemas de gestión de construcción dela aprendizaje, así como trasladarlo y proyectarlo a una por tanto contigua construcción del conocimiento.

Necesitamos aprender a trabajar colaborativamente entre comunidades de aprendices, donde la formación en línea, y el punto del docente así como del educador con sus estudiantes, sea fructífera no solo a nivel de fácil el trabajo sino de aprender también del error del otro para así, como nos cita y he comentado antes brevemente, Begoña Gros (2013) “necesitamos aprender a diferenciar la cooperación que son las tareas independientes y coordinación de resultados parciales de la colaboración la cual viene determinada por construir conjuntamente entre todos los aprendices de forma sincrónica”. En conclusión, como bien nos indica en el libro “Aprender en red. De la interacción a la colaboración”, Suárez. C y Gros, B (2013), “el aprendizaje colaborativo entra cuando termina el cooperativo”.

Observamos referencias a los modelos pedagógicos de Freire, Neil, Makarenco, haciendo énfasis en como el aprendizaje colaborativo en la historia de la pedagogía, ha sido y es un método adecuada para el aprendices y enseñanza en el trabajo en grupo.

Para trabajar en grupo, según Gros, B. (2013) no sólo necesitamos aprender desde nuestra independencia y toma de decisiones sino a su vez mediante el planteamiento de situaciones de aprendizaje, o de observar las características y roles del grupo en que se va y se quiere trabajar colaborativamente. La tecnología será clave para trabajar en red, pero no nos debe dificultar, ya que el “control del proceso o contenido es y se debe efectuar por parte del estudiante o profesor. (Stephenson, 2005):

La propiedad de la tarea tiene que ver con la intencionalidad de las acciones de aprendizaje, se necesita de una responsabilidad individual en el momento previo de la realización de las tareas, en el mismo instante de operar con ellas y en la post-tarea o instante de reflexión.

El carácter de la tarea junto facilitadores como la tecnología o el aprendizaje continuo de la competencia digital, así mismo como nuestra instrucción en la cultura digital para la vida incipiente, nos debe permitir diseñar actividades colaborativas, debates virtuales, soluciones de problemas en foros y en red, simulaciones etc.

El fin último y el medio, es aprender de la interacción a la colaboración, que como bien nos indican Suárez, C. y Gros, B. (2013) , seria del aprendizaje y responsabilidad individual de la construcción de lo que aprendemos, a la responsabilidad mutua de aprender a trabajar en red facilitando la toma de decisiones, y en fin último, la colaboración creativa-pedagógica en mi opinión, de todos los entresijos de la educación grupal, es decir, de la educación que permita trabajar nuestra zona de desarrollo próximo que como Vygotsky nos recordaba, permita aprender del otro, y juntos colaborando, caminar en este mundo ya presente, de la educación y formación en línea y en red.


One Comment on “Aprender en red. De la interacción a la colaboración. Suárez, C y Gros, B (2013)”


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 348 seguidores